¿Eflorescencias y gasoil?

#1
Hola foreros, quisiera haceros dos consultas si no es mucho abusar. :D

Estoy harto y quiero saber que puedo pedir (ensayos, certificados, pruebas...) antes de colocar un ladrillo cara vista, para que las sales de los XXXXnes no me den problemas después.
Supongo que dependerá de su calidad (y composición), o la del mortero, pero es que en muchos casos no se sabe que hacer para que no te metan un mal ladrillo y la fachada acabe blanca (porque a primera vista no se aprecia caliche antes de colocarlo). :eek:

Otra cosa, yo tenia entendido que para limpiar las eflorescencias, lo mejor era con agua y cepillo, varias veces hasta que las sales salieran por completo en poco tiempo, pero me plantean darle una mano de "gasoil", para que no vuelvan a salir??? Compañeros míos me han comentado que no es una buena solución, porque crea una capa impermeable que impide a las sales sair al exterior, y acaban reventando el interior del ladrillo con el tiempo, es verdad...??????? :confused: :confused: :confused:

Un saludo y gracias por anticipado. ;)
 
#2
Ensayos, certificados, pruebas ... esta bien pedirlo para documentar y justificar tu obra, pero no te evitarán las sales.

Lo único posible es la experiencia que hayas tenido. Con Ceramica XXX, me va fabulosamente bien, y utilizo mortero preparado YYY. El conjunto de ambos y con suerte, no te aparecerán eflorescencias.

Sobre el gasoleo :eek: : no lo había oido nunca. Yo no lo haría.

Saludos.
 
#3
Yo había visto utilizar el gasoil como desencofrante (no me gusta, si puedo lo prohibo), pero nunca para limpiar las eflorescencias. No lo he probado pero me da que dejará unas manchas peores que la de las sales :D :D

Saludos.
 
#4
Yo he probado hace un rato un producto para elimar eflorescencias, es un acido inorganico y colorante (eso dice la composción), pero por el olor y la forma de actuar me da que es salfuman y algo de azulete.

¿Habies probado el salfuman para eliminar los resto de salitre?
Es que me ahorraria una pasta ;)
 
#6
Precauciones: pues usar aguas blandas (con poca cal) y arenas lavadas, evitando acopiarlas sobre el terreno sirectamente porque absorben sales de éste.

Para limpiarlas: usa agua acidulada, uséase, con VINAGRE. Yo lo he utilizado un par de veces con buen resultado.

Lo del gasoil no lo había oído nunca, pero me parece peor el remedio que la enfermedad. Pueden quedar unos lamparones de cuidao. Ten en cuenta que el gasoil es muy graso, y para quitarlo... Buff, y el olor que puede quedar...
 
#7
Goyoes ha dicho:
Lo del gasoil no lo había oído nunca, pero me parece peor el remedio que la enfermedad. Pueden quedar unos lamparones de cuidao. Ten en cuenta que el gasoil es muy graso, y para quitarlo... Buff, y el olor que puede quedar...
Añadir que posiblemente incumplas la CPI al ser una vivienda de "riesgo alto" :) :) Imaginate si la limpias con "sin plomo 98". :)

Saludos.
 
#9
Pues malo, porque el agua de aqui tiene mucha cal. :(
Pero de todos modos tengo obras donde no ha salido, siendo el ladrillo y el agua el mismo. Asi que solo me falta el arido, y esta dentro del silo!!!!! :confused:
 
#10
EFLORESCENCIAS

eflorescencias
Estos depósitos se forman por la migración de las sales solubles, presentes en el interior del ladrillo, a través de los poros del material, y su acumulación en la superficie o en los poros inmediatos, cuando se evapora el agua existente. En cuanto la solución salina sobrepasa su concentración de saturación se precipita en las zonas de máxima evaporación.

El aporte de sales puede ser interno o externo: las sales pueden encontrarse en el propio ladrillo (en la arcilla, que contiene compuestos solubles en agua o durante el proceso de cocción, que puede impregnarse de humos y gases que circulan por el interior de los hornos), en el mortero (en los áridos,, el cemento o aditivos químicos) y, a veces, en el terreno.

En la superficie aparecen sales que suelen ser, con una mayor o menor presencia, de sulfatos y carbonatos (de sodio, de potasio, de calcio...) cuya composición es diferente a la de las sales contenidas en el interior del ladrillo.

Origen según tipo de eflorescencia:

- del tipo I: se dan por la reacción química producida entre el ladrillo y el mortero
- del tipo II: se dan por que el agua circula muy lentamente por la red capilar mientras que la evaporación es muy brusca, las sales cristalizan en el interior del ladrillo y debido al aumento de volumen al pasar de estado anhidro (sin agua) a hidratado se desconcha la parte exterior.
- del tipo III: cuando el cemento sufre el proceso de hidratación libera cal que es arrastrada por el agua de lluvia, discurriendo por la fachada cuando se evapora ésta; la cal posteriormente se transforma en carbonato cálcico, en presencia del anhídrido carbónico del aire.
- del tipo IV: aparecen cuando ciertos tipos de ladrillos de fabricación reciente se exponen a la lluvia, exudan sulfatos de hierro que reaccionan a hidróxidos férricos en contacto con el aire y a óxidos de un color pardo rojizo, no solubles en el agua.
- del tipo V: se forman por las sales de vanadio que proceden de ciertas arcillas.
- del tipo VI: se dan cuando el bióxido de manganeso que da el color a los ladrillos pardos reacciona con los sulfatos presentes en el mismo y forma sulfato de manganeso soluble que tras diversas reacciones forma óxido de manganeso


Los factores que intervienen en la aparición de las eflorescencias en un muro de fábrica de ladrillo son:

- las condiciones ambientales:
- cuando está a una temperatura relativamente baja (mayor presencia de humedad y sales en suspensión debido a la dificultad de evaporación)
- si está sometida al viento y al sol para que se produzca una rápida evaporación
- la polución atmosférica: en zonas contaminadas por industrias, calefacciones, etc., debido a la presencia de anhídrido sulfuroso procedente de la combustión al contacto con el agua de lluvia puede transformarse en ácido sulfúrico que reacciona con los componentes del mortero o el ladrillo formando eflorescencias.

- la geometría de los poros:
- según la forma de éstos se formarán los depósitos de sales bien en el interior o en la superficie.
- a mayor porosidad mayor succión capilar

- el contenido de sales solubles en los ladrillos y morteros o en el terreno:
- a mayor contenido de sales mayor migración o transporte de las mismas
- la fábrica puede estar en contacto con sales solubles procedentes de suelos salinos, productos industriales, terrenos con escombros, cenizas, escorias u otros residuos. Las eflorescencias provocadas por contaminación exterior suelen ser las más graves y persistentes.

- la presencia de agua:
- bien en forma de lluvia, capilar o de obra, ya que es el medio en el que se van a transportar las sales


Prevención de daños

Se ha evitar que la obra sea contaminada por sales solubles que provienen de suelos “contaminados” (productos industriales, con escombros o residuos orgánicos o inorgánicos).

Hay que impedir que en la obra se produzcan filtraciones de agua que mojen la fábrica por diferentes zonas a las normalmente expuestas. Si las eflorescencias no desaparecen durante los 2-3 primeros años y las manchas localizadas no llegan a desaparecer es posible que se esté dando esta situación. Es muy importante, pues, la correcta ejecución de los detalles constructivos, para evitar la entrada de agua.

En las eflorescencias del tipo I, para evitar la reacción ladrillo-mortero se deberían usar morteros bastardos (cemento-cal-arena), evitar la succión del agua y las sales del mortero mediante el mojado previo de la pieza y en caso de lluvias abundantes proteger la fábrica que esté recientemente ejecutada. Para evitar la absorción de sales del suelo, se han de colocar correctas barreras antihumedad (láminas impermeables, corte capilar, etc)


Reparacion de daños
Según el tipo de eflorescencia que nos encontremos, el tratamiento a llevar a cabo para la eliminación de las mismas puede ser:

- Tipo I. Este tipo de eflorescencia desaparece tras varios ciclos de humectación-secado, pero para que desparezcan de una forma rápida, se puede repetir el proceso de cepillar la fachada con un cepillo duro que no sea metálico y posteriormente arrastrar con agua limpia los restos, en caso de que persista, se mojaría abundantemente la fachada, se aplicaría agua con disolución de ácido clorhídrico al 10% y posteriormente se lavaría.

- Tipo II. En este caso, se produce una circulación lenta del agua por la red capilar y una fuerte evaporación, produciéndose un aumento de la presión que provoca los desconchados. Para evitar su aparición se ha de realizar un regado intenso y de forma repetida durante épocas de baja evaporación.

- Tipo III (exudaciones). Este tipo de manchas no se eliminan definitivamente con facilidad. Si existen depósitos abundantes se han de cepillar o raspar, se empapan de agua y se aplica una disolución de ácido clorhídrico, tras la cual se enjuaga de forma abundante. La aplicación repetida de ClH o en disoluciones muy concentradas es perjudicial para el material.

- Tipo IV. Para su eliminación se aplica sobre las manchas una pasta formada por citrato sódico, agua tibia, glicerina y creta, se deberá enjuagar con abundante agua limpia al final de cada aplicación, ya que se pude repetir el proceso hasta su eliminación total.

- Tipo V. Se aplica una solución de sosa cáustica (Na(OH)) de 350 g/l, dejándola actuar durante 2-3 días y se lava abundantemente con agua limpia.

- Tipo VI. Se moja con agua la zona que presenta manchas, en caso de ser ésta intensas se aplica una solución de ácido acético, agua oxigenada y agua y en el caso de manchas leves, se diluye 2-3 veces la anterior solución, se aplica y se lava de forma abundante con sosa cáustica.
 
#11
La explicación de Edurnei es de libro. Pero de libro bueno: es de agradecer la claridad técnica.
Un par de consideraciones para el constructor:
La calidad general de los ladrillos y morteros que utilizamos normalmente es realmente buena, y las patologías de eflorescencias no suelen tener más importancia que la púramente estética, salvo casos muy raros. Osea: que el cliente se cabrea y nos pide reparaciones o no quiere pagar, o nos pide compensaciones, con toda la razón del mundo. Así pues yo recomiendo algunas cosas:
Dejar escrito y firmado en los contratos que existe la posibilidad de la aparición de éstas faltas, sobre todo si estamos utilizando cerámica convencional. Todo se puede arreglar, pero es caro.
Intentar convencer al cliente de que por 5 céntimos más se deben usar ladrillos con menos absorción de agua (tipo clinker).
Utilizar siempre mortero preparado en silos.
Exigir siempre la documentación oportuna a los proveedores. No basta con el sello de calidad o un DIT. Se debe hacer firmar un compromiso al fabricante que le obligue a compensarnos económicamente si en un plazo razonable aparecen las sales.
Utilizar siempre aguas blandas, o el uso de descalcificadores y filtros.
Repasar siempre las juntas del mortero. Preferíblemente rematandolas en bisel.
No proyectar aislamientos ni morteros hidrófugos en las cámaras hasta que la fábrica esté bien seca.
Armarse de paciencia. En 15 años de profesión nunca he conseguido cumplir ninguno de los consejos que acabo de dar.
 
#15
Hola!
El salitre te puede venir de dos modos, de las sales del ladrillo o de las del mortero. Cuando sale salitre debes fijarte si sale por el centro del ladrillo caravista o por el lateral. Si sale por el centro normalmente es debido a las sales del ladrillo y si sale por el lateral es debido mayoritariamente al mortero del yagueado.
Para evitar la formación de salitre lo mejor es hidrofugar correctamente el mortero para evitar que la yaga chupe agua y luego nos saque el salitre. Y en cuanto al ladrillo, normalmente un ladrillo barnizado es lo más útil.
Una vez ha salido el salitre tenemos alguna solución, yo desde luego, lo del gasoil no se me ocurriría ni probarlo pues la mancha que te ocasione éste si que no habrá forma de quitarla. En un principio, con un limpiador de caravista se elimina el salitre pero este volverá a salir en cuanto vengan las siguientes lluvias. Si el caravista se secara una vez limpio y no quedaran rastros de salitre lo ideal seria impermeabilizar la fachada, así no entra agua y evidentemente, no saldra más salitre.
En el mercado existen también productos llamados antisalitre, informate.
 
Arriba