Obtención del valor de cohesión en suelos limosos

En primer lugar un saludo a todos y gracias anticipadas a la persona que tenga la amabilidad de contestarme.

Trabajo en una zona donde predominan suelos limosos que suelen estar a caballo entre lo que son suelos cohesivos en sentido estricto y suelos granulares.

Si considero un comportamiento mixto (suelos con rozamiento interno y cohesión) me encuentro con la paradoja de que necesito un valor de cohesión en edificaciones donde la mayor parte de las veces el estudio geotécnico no lleva implícito realizar sondeos con extracción de muestras inalteradas (viviendas unifamiliares con una superficie construida inferior a 300 m2 según CTE). Por lo tanto, no dispongo de valores de cohesión obtenidos a partir del ensayo de corte directo en muestras inalteradas.

En el caso de un terreno puramente cohesivo con un ángulo de rozamiento interno nulo, el valor de la resistencia al corte es igual a la cohesión, y a la vez la cohesión es igual a la mitad del valor de la resistencia a compresión simple. (La resistencia a compresión simple la obtengo dividiendo entre 10 el valor del ensayo SPT). Como tampoco dispongo de ensayo SPT, no me queda más remedio que usar alguna correlación más o menos contrastada entre el ensayo de penetración dinámica superpesada y el ensayo SPT.

Mi duda estriba si realmente puedo obtener la cohesión en suelos limosos de la manera explicada, sabiendo que se encuentran a caballo entre condiciones drenadas y no drenadas y que por lo tanto no son puramente granulares ni tampoco cohesivos.
 
Qué te diría. Ya sabemos que las exigencias del CTE en lo que respecta a estudios geotécnicos para edificios C0 son escasas, pero al menos debería realizarse un estudio que proporcione la información necesaria para los cálculos de cimentación y en su caso de estabilidad, en lugar de hacer lo que más barato resulte y después andar inventándose los datos a base de llevar al límite las correlaciones. Ademas, si el terreno son limos estamos ante un T2, y el estudio para un C0T2 requiere un sondeo de testificación.

En tu caso, la mejor forma de salir del paso es utilizar una correlación contrastada entre el DPSH y el SPT. Después tienes dos opciones:

La primera, considerar que los limos se comportan como un terreno estrictamente granular y aplicar las fórmulas del CTE basadas en el valor N (formulas 4.9 y 4.10 del DB-SE-C).

La segunda, considerar el planteamiento que hace el CTE para suelos limosos saturados:

d) En suelos finos (limos y arcillas), saturados y de baja permeabilidad, habrá que comprobar las situaciones de dimensionado transitorias de carga sin drenaje. Bajo esta hipótesis se supone que los incrementos de presión intersticial generados por las cargas del edificio no se disipan tras su aplicación. En términos generales y salvo justificación expresa en contra, se supondrá que puede darse esta situación de dimensionado si el coeficiente de permeabilidad del terreno saturado resulta inferior a k=0,001 mm/s. En este caso la resistencia al corte del terreno podrá expresarse en términos de tensiones totales, representada mediante un ángulo de rozamiento interno =0 y una cohesión c=cu, ésta última denominada resistencia al corte sin drenaje. El valor de dicha resistencia provendrá de ensayos triaxiales UU o CU, o en su caso, de compresión simple. Asimismo podrá haber sido obtenida de forma indirecta a partir de ensayos in situ (molinete, penetrómetro estático, presiómetro).

En este caso determinamos el valor de la cohesión sin drenaje mediante correlación con el valor de SPT (¡otra correlación!) o preferiblemente aplicamos directamente las formulas de Terzaghi o de Meyerhof para determinación de la capacidad de carga del terreno en función a N y al asiento máximo tolerable.

La segunda opción es más conservadora que la primera y la más recomendable. Ayudaría mucho si dispusiéramos al menos de datos de cohesión sin drenaje mediante penetrómetro de bolsillo (Geotester) o de Vane Test (molinete), que, aunque no están admitidos como métodos analíticos en el CTE, proporcionan resultados muy exactos.
 
Muchas gracias por las respuestas.
La verdad que soy consciente que la segunda opción que planteas es más conservadora que la primera (a mi juicio excesivamente conservadora). Tomarla al pie de la letra en viviendas unifamiliares de dimensiones reducidas y presupuesto de ejecución bajo, probablemente implicaría tener que matar moscas a cañonazos.
Por otra parte la primera opción se basa en la realización de ensayos de penetración dinámica. En limos -al menos en mi caso- ofrecen resultados muy dispares y poco fiables.
Tomo nota de la referencia al geotester. Aunque no esté admitido como método analítico en el CTE en estas circunstancias me importa poco.
 
Arriba