Poorhouse - José Manuel Ferrero

#1
Este proyecto de José Manuel Ferrero acaba de recibir una mención, en el apartado de diseño industrial, en los premios Valencia Crea 2006.
 
#2
Personalmente, este tipo de cosas ya me parece una burla. "Vives en la calle, pero te vamos a diseñar un cartón superchulo, con puerta y todo, plegable para poder transportar debajo del puente en el que podrás dormir mañana".
¿Lo de colgar el currículum es por si te mueres solo en la calle y nadie te reconoce, por si te pegan una paliza o te queman?

Lo dicho, no me gustan nada de nada estas cosas.
 
#4
A mí es que estos artistas provocadores me tocan bastante las narices. Como el que envasó su propia mierda en una conserva, como si fueran mejillones. Creo que eso no es arte, ni abstracto, ni moderno, ni na. Que conste que de arte no tengo ni puñetera idea, pero al que pone mierda en un bote y le dice obra, está convirtiendo a los perros en grandes artistas y las calles de algunas ciudades en enormes museos.
 
#6
Casualmente yo también lo acababa de ver antes de sentarme en el ordenador, y cuanto menos me ha resultado un tanto desagradable, y que se premie, me parece casi hasta ofensivo.

Es el celebre dicho:

"¿Es usted pobre?, ¡pues jódase! :( :( :(

Me parece una burla cruel. Ojalá no tenga nunca que usar su propio diseño, porque no creo que le gustara ni le resultara "fashion".

Es que me parece demencial. Si quieres aproximarte de verdad a los sin techo, pasa una noche de invierno al raso en Burgos (a - tantos ºC) y verás que gracia hace...

Me parece un paisano gilipollas con una típica "gracieta", sin gracia, por supuesto.
 
#7
Yo más bién diría que es absolutamente paternalista (y una tomadura de pelo que muchos homeless -que seran homeless pero no tienen porque ser retardados mentales- se pueden tomar como una burla o broma de mal gusto)... un homeless no necesita una "aproximación pragmática" a su condición de homeless, lo que necesita es una puñetera vivienda como cualquier persona... Más que paternalista, hasta me parece insultante tratarlos de cobayas vivientes para conseguir "x" créditos del curso "X" de no-sé cual escuela de arquitectura o como un proyecto más del currículum de un artista cool...

Y, si no recuerdo mal, -que ya hace mucho que me hicieron estudiar filosofía en BUP-, la ética kantiana diría que la compensación moral de este acto no es en beneficio del usuario de la casa-cartón (encima tienen que ir con un megacartón encima, que el día que llueve debe pesar cinco toneladas) sino en beneficio del ego del artista o quién sea que haya gastado cinco minutos en hacer la solución equivocada (¡otra vez!) a un problema que se escapa a lo que un arquitecto o artista, por sí solo, está en condiciones de resolver...

Yo también estoy un poco harto de esos arquitectos que aún se creen que la arquitectura puede arreglar el mundo ella sola: los containers-casa, las chabolas de cartón plegables y demás tonterías para que tu nombre salga en un periódico o revista ... NADIE quiere vivir en esas condiciones y me parece a mí que muchas de estas soluciones son un fin artístico en sí mismo y no una solución de emergencia para solucionar un problema mayor > ergo son una tomadura de pelo, sobretodo y en primer lugar, para la inteligencia de los sin-techo...

La arquitectura es un privilegio para ricos... Es un plus proyectual en un empresa para construir algo (plus sostenible, plus estético, plus de durabilidad, plus de prestigio, plus-de-lo-que-sea..).
Los homeless no necesitan la jodida arquitectura para nada... Sus necesidades son mucho más serias de lo que esta puede llegar a ofrecer... Quien quiera ofrecer una solución real a esta gente que se deje de cartones plegables para tumbarse en la acera y se apunte a una ONG donde les consigan un plato caliente y una cama con un colchón donde descansar los huesos como un ciudadano """normal""" (muchas comillas...).
 
#8
Al margen del proyecto en sí, que pueda resultar más o menos... lo que sea, creo que estáis analizando a los sin techo de un modo algo equívoco. Más que nada, porque bastantes de ellos pasan de tener un techo donde dormir con colchoncito y tal, tienen un modus vivendi nada convencional, ni quieren tener ese modus vivendi convencional. A veces van a dormir a los centros de acogida -escasos por otro lado- solo cuando hace un frío que te hace imposible y hasta peligroso dormir en la calle. A veces no, claro, los indigentes también tienen individualidad.

Yo tengo a bastantes sin techo al lado de mi casa, en un parque, y duermen en unas ruinas del mismo. Hacen la ronda dos o tres veces diarias por los contenedores, a ver qué sacan. Supongo que si no consiguen nada, entonces irán a por la sopa caliente en el centro de acogida. Pero estos son los indigentes "sedentarios" por así llamarlos, que también los hay "nómadas", que duermen hoy aquí, mañana Dios sabe dónde. Creo que no suele ser lo habitual, teniendo en cuenta que siempre se ven a los mismos por el mismo sitio todos los días, pero casos hay.

La solución me parece demasiado poco práctica. El cartón ese, tras unas puestas, seguro que está ya con las dobleces hechas polvo y a punto de partirse. Además alberga un volumen bastante grande, eso es difícil de calentar corporalmente... Una tienda de campaña chapucera de las de a 6 € en Carrefour ocupa muuuuuuuuuuuucho menos, hace mejor la función, y se monta y desmonta casi en el mismo tiempo a poco que se tenga práctica.

Por lo que veo de los indigentes, duermen en cualquier lado, pero les gusta tener algo medio cómodo, al menos. Les gusta tener un colchón desahuciado en un lugar solo accesible para ellos. Lo que no quieren es que te metas con ellos, ni llevarlos a la vida que nosotros entendemos como convencional: ellos viven su mundo y en su mundo, al cual han llegado por vete a saber. No creo que esa caja sirva para mucho...

En mi opinión, que se hagan más casas de acogida donde al menos puedan dormir, y que se dejen de cajas de cartón, que eso ya está inventao, oiga: chabola o tienda de campaña, las llaman.

jano.
 
#9
Hombre, entiendo que a muchos de ellos no les interese la "vida convencional", pero, francamente, como decía Bukowski (si no recuerdo mal) a la tristeza y a la penuria también se acostumbra uno... y puede ser tan adictiva como la "buena vida"... Muchos (apostaría que la mayoría), no es que no les interese, es que ni quieren plantearse cómo volver a esa "vida convencional" porque no sabrían ni por dónde empezar... No he sido nunca un indigente y no sé realmente cómo analizarlo desde fuera, pero no me creo que nadie llegue a esa situación por voluntad propia ni que se quede allí por les gusta esa vida...

Cuando un indigente -con las facultades mentales más o menos en su sitio y aceptando cualquier peculiaridad con la que quiera enfrentarse a la vida- te dice que no quiere las comodidades de la "vida convencional" creo yo que no te está diciendo que le gusta su vida en plan nómada del desierto sino que no quiere ni tu caridad, ni tu compasión, ni que le arregles la vida, porque su vida la administra y la resuelve (si llega a resolverla) a su manera... Creo que es una cuestión de orgullo personal, pero a mí me da la impresión que nadie "disfruta" realmente de este tipo de existencia en la miseria, sino solo que algunos pueden llegar a adoptarla y aceptarla por la simple razón que no tienen más remedio que hacerlo, porque no tienen ninguna alternativa...

Cosa que (volviendo al tema) hace aún más ridículo lo de la casa-cartón esa, porque quién quiere salir de la calle no aceptará nunca una estúpida caja de cartón para dormir (y mucho menos una caja de cartón que te ofrece alguien "de fuera", como mucho una caja de cartón que ellos mismos hayan podido confeccionar >> ellos también tienen autoestima a pesar de todo (o a pesar de tenerla baja)...
Y quienes no quieren dejar esa vida ¿para qué narices van a cargar como burros de carga ese mamotreto (y encima con sus señas de identidad o currículum de indigente estampadas encima) para resolver unas necesidades que prefieren considerar no necesarias de resolver?

Resumiendo, para los que quieren salir del pozo la casa-cartón es una estafa y una tomadura de pelo y para los que se han resignado y se han autoconvencido que son felices con ese tipo de vida la casa-cartón no tiene ningún tipo de utilidad... o no más utilidad que su propia casa-cartón de diseño propio.. o su sombrero de papiroflexia hecho con el periódico.

P. D.: Y creo que no solo es paternalismo, sino que, y aún peor, también es un acto de condescendencia... y de la mala > volviendo a lo de Kahn y la filosofía patillera, el artista en cuestión está resolviendo su "deuda" con la sociedad y aliviando su conciencia cívica a costa de los que, precisamente, pretende ayudar... shame on you!
 
#10
@jano, estoy de acuerdo contigo en todo. Al principio el invento me llamó la atención, pero tampoco es que sea la leche, la caja de una nevera grande hace el mismo efecto. Supongo que le habrán dado el premio por la originalidad del tema.
 
#11
Resumiendo, para los que quieren salir del pozo la casa-cartón es una estafa y una tomadura de pelo y para los que se han resignado y se han autoconvencido que son felices con ese tipo de vida la casa-cartón no tiene ningún tipo de utilidad... o no más utilidad que su propia casa-cartón de diseño propio.. o su sombrero de papiroflexia hecho con el periódico
También estoy de acuerdo, creo que hay que tomarse esto como obra de "arte" (polémica, si se quiere), y como reflexión.
 
#12
La mayor parte de los "indigentes", como los llama el artículo, son o enfermos mentales, o adictos (principalmente alcohólicos), o ambas cosas a la vez. Son muy contados los casos de personas que deciden libremente vivir en la calle. No me parece por tanto un asunto sobre el que frivolizar: creo que lo necesario en estos casos es una intervención social que respete al mismo tiempo la dignidad de estas personas (es decir, que no sea paternalista). Aunque también podría ser que lo que el diseñador pretendiera fuese llamar la atención sobre la absoluta precariedad de las condiciones de vida de estas personas: pero hacerlo llamando "casa" a una caja de cartón me parece una ironía más bien cruel. Por lo mismo, también podríamos presentar un cayuco en la próxima exposición de diseño y llamarlo "yate recreativo", ¿no?
 
Arriba