Problemas con suelo radiante con grietas entre la cerámica y la pared en cocina y baños

IUS

Bronce
Hola a todos,

Tengo una vivienda en la que se puso suelo radiante y después de un año o más, y sobre todo después de apagar la calefacción tras el invierno, se han abierto gritas de aproximadamente 2 mm. en los encuentros entre la cerámica de la pared y la del suelo en baños y cocina, justo en los cuartos que no hay rodapié, supongo que quizá donde hay rodapié no se ve. Yo lo achaco al suelo radiante ya que a veces se han abierto donde debajo hay muro, con lo que no es posible que se deba a que el forjado haya flectado. Además si fuera cosa de que el forjado hubiera flectado también se habrían movido los tabiques que apoyan en él y se hubiera visto algo en los yesos del techo de la planta inferior y no ha pasado ninguna de las dos cosas, no??
El que colocó el suelo radiante dice que es imposible que el aislamiento donde se coloca el tubo ceda, así que lo que me cabe pensar es que como la base, el forjado de hormigón, no estaba perfecta, tenía irregularidades aunque pequeñas, el aislamiento se ha ido adaptando y bajando. Por otra parte al coincidir sobre todo con la época desde que se apagó la calefacción es como si todo se hubiera contraído, es eso posible???
Alguien me puede asesorar al respecto??? Estoy un poco perdido???no sé si la cosa irá a más??? Además se ha rajado alguna baldosa…..

saludos
 

IPC

Novel
La información aportada no es suficiente para poder diagnosticar con seguridad qué es lo que está ocurriendo.
La ejecución del pavimento con calefacción radiante por agua (lo deduzco por "...es imposible que el aislamiento donde se coloca el tubo ceda...") supone: si la capa de compresión de los forjados es más o menos regular y está nivelada, se colocan las planchas o placas de aislante térmico y, sobre ellas, los serpentines (habitualmente esas placas ya llevan las formas para la inserción de las tuberías), a los que sigue la prueba de estanqueidad y, con o sin una lámina de protección, la ejecución de una solera flotante que después de madurada recibirá el pavimento cerámico.
Parece, por la información aportada, que la clave está en la ejecución de la solera flotante y su proceso de maduración. En el apartado Las capas intermedias y la compresibilidad - Capas de regularización. Soleras de nivelación y flotantes encontrará explicaciones sobre el comportamiento de las soleras (pdf sobre soleras flotantes), en un proceso que suele durar varios meses e incluso con deformaciones residuales que se han medido al cabo de más de dos años y en las imágenes que acompañan a esa información le ilustran lo que puede haber ocurrido en su pavimento.
Conviene aclarar, en primer lugar, si la solera se realizó con mortero de cemento o se realizó con anhidrita, pues ambos materiales tienen diferente comportamiento de retracción (contracción de secado e hidratación del cemento del mortero) durante la fase de endurecimiento. En el caso de morteros de cemento, esta retracción suele ser mayor en las mismas condiciones climáticas. Para un buen mortero de cemento apto para recrecidos y soleras flotantes, debe respetarse al menos un tiempo de maduración de 28 días, antes de ejecutar el recubrimiento. En el caso de una calefacción radiante, hay que comprobar que la humedad residual de ese mortero está siempre por debajo del 3% medida con higrómetro de carburo (y del 1% en soleras de anhidrita). También es esencial que la puesta en marcha por primera vez de la calefacción tenga lugar en un proceso lento de ascenso de la temperatura durante varios días, tal como indican algunas normas, para después volver a la temperatura ambiente, también de forma gradual. Este proceso de activación de la calefacción por primera vez es fundamental sobre todo para evitar fisuraciones prematuras en la solera y en el pavimento si ya se ha instalado, aunque no es un factor determinante para el fenómeno que describe en su mensaje, ya que no habla de fisuras en el pavimento y sí de una deformación del mismo, con expresión en los contornos de las estancias.
El resultado final de un problema en la maduración de la solera flotante lo puede observar en el apartado de defectos y disfunciones: Fisuración generalizada de desarrollo poligonal.
El funcionamiento de la calefacción no suele ser causa del problema teniendo en cuenta que las oscilaciones térmicas son relativamente modestas (aproximadamente de 20 ºC en el agua que circula y menos de 10 ºC en la superficie del solado) para que influyan en las variaciones dimensionales del sistema multiestrato que compone el pavimento, aunque sus coeficientes de dilatación térmica lineal sean diferentes. Quiero decir con ello que las tensiones de cizalladura y de compresión/tracción no tienen una influencia relevante salvo que nos encontremos en una situación ya crítica por otras causas.
Si aporta información más concreta, quizás pueda concretar un poco más.
 
Perfecta la información facilitada.
La pena es que nadie cumpla nada de ésto en las ejecuciones reales ya que si se hiciese la cantidad de problemas y patologias que se evitarían serían infinitas.
Gracias IPC por enseñarnos un poco con cada comentario.
 

IUS

Bronce
Muy desarrollada la respuesta. Muchísimas gracias. Lo voy a estudiar con detalle para ver exactamente cual es mi caso, pero en una primera aproximación creo que lo veo totalmente reflejado en lo que comentas.
Gracias de nuevo.
 
Estoy encantado de que alguien que se explique mejor que yo responda con tanto detenimiento.

Aquí ha tratado varios de los temas fundamentales del tema:

* elección del mortero de nivelación: es tan importante que afecta a la trasmisividad térmica y a la integridad del pavimento. Dentro de las categorías cementosas, yo destacaría que hay grandes diferencias entre las formulaciones que aparecen en el mercado, porque existen diferentes categorías en cuanto a los morteros. Desde un mortero pobre aditivado con superfluidificante, que es lo más barato y lo que suele hacer todo el mundo, a morteros de retracción compensada y con una fórmula, digamos, mejor balanceada, con un equilibrio más cuidado entre fluidez, retracción, fraguado, deshidratación, resistencia, etc.

* tiempo de maduración: es esencial respetar el correcto tiempo d maduración, en el que el mortero se adapta a la solera, a los cambios térmicos del soporte, del edificio, etc. El tiempo que necesite para deshidratarse, y para alcanzar sus resistencias. Estas varían también según las fórmulas, pudiendo ser desde una semana, según la calidad de la fórmula y las características de cada obra. La regla de oro es: cuanto más tiempo, mejor. Es cierto que al cabo de varios años se puede experimentar algún tipo de retracción residual. También existen maneras de prevenirlo y de controlarlo. Sólo se utilizan en casos de creación de un sistema de pavimento contínuo de cierta calidad sobre el recrecido.

* procedimiento de puesta en marcha de la calefacción radiante: Este punto es vital para la aclimatación sin traumas del recrecido, y del sistema de revestimiento del mismo. Una puesta en marcha paulatina y controlada ayuda mucho a prevenir posibles problemas.

Tengo poco más que aportar, pero sí destacar que es muy importante elegir un buen material con las características bien contrastadas y contar con una buena aplicación, que tratándose de morteros especiales sólo se debe hacer por profesionales especializados. El tiempo y la experiencia me lleva a ser muy conservador en esto último.

Espero que se pueda recibir tanta tutoría en cada tema, o más, para que podamos trabajar mejor los profesionales...

un saludo, proali
 
Arriba