Restauraciones a lo Viollet-le-Duc

jormoar

Novel
Hola, soy un estudiante de último curso de Arquitectura y estoy haciendo un estudio sobre Viollet-le-Duc y la influencia de sus teorías sobre restauración, que, como sabéis, han sido ampliamente criticadas.
Su idea de restauración vendría a decir que un edificio se ha de reconstruir, estudiando exhaustivamente sus orígenes, su estructura, su construcción... tal y como era en sus orígenes, o, si no se tienen datos exactos de su estado original, al menos, reconstruirlo en como debía de ser, según nuestro estudio.
Muchos piensan (quizás acertadamente) que esto le quita toda originalidad al edificio (lo convierte en una copia, que, por muy bien ejecutada que esté, sigue siendo una copia). Si bien, Viollet-le-Duc tenía una sensibiliad y un bien hacer sobresaliente.
Pues bien, necesito encontrar obras que en la actualidad sigan de un modo u otro esta idea de restauración. Es decir, edificios que conozcáis que hayan sido reconstruidos hacia sus orígenes.
Por ejemplo, un campanario de una catedral que amenazaba ruina. Se retira y se vuelve a construir igual que estaba.
Cosas así.
Muchas gracias a todos por adelantado. ¡Un abrazo!

P. D.: Si alguien tiene opiniones a favor o en contra de Viollet, también serán bien recibidas para enriquecer el trabajo.
 

gálibo

Diamante
Sobre el consabido antagonismo entre las tesis de John Ruskin y las de Viollet-le-Duc, lo único que se puede decir; en mi opinión; es que no se puede ser dogmático respecto a ninguna de las dos. Siento ser tan ecléctico, pero creo que es lo mejor ;)
 

Medit

Plata
El frívolamente llamado "Barri Gòtic" de Barcelona (frívolo en el sentido de Port Aventura o Eurodisney) te dará para hacer un libro entero sobre como mezclar política, sociología (arduos debates sobre precisamente la dicotomía reconstruir-copiando vs. reconstruir-creando) y arquitectura, y te llevará desde Gaudí en los 1900s hasta Garcés & Sòria en los 1970s (pasando por el gran instigador de la reconstrucción -o depuración- del barrio, Adolf Florensa, capitoste del ayuntamiento en las épocas de las tinieblas dictatoriales de Paquito "riligion" Franco).

Florensa o Joaquim de Ros i de Ramis (donde sea, desde dentro del departamento de Conservación de Monumentos o de Patrimonio de la ciudad... pero siempre desde las administraciones públicas) sirven como ejemplos de reconstruir miméticamente, mientras los que vinieron después como Jordi Garcés y Enric Sòria (con un ejemplo paradigmático: el Museo Picasso de Barcelona) o Martínez Lapeña y Torres (con otro ejemplo paradigmático en la restauración del esplendoroso Monasterio de San Pedro de Roda, en Gerona, y finalistas para el Mies van der Rohe por el mismo) sirven como ejemplo de reconstruir sin falsedades historicistas.
 

jcidon

Moderador
Miembro del equipo
La Catedral de León, siempre tuvo muchos edificios adosados en torno a ella. En las primeras restauraciones que se hicieron, siguiendo las teorías de Viollet-le-Duc, se los cargaron todos. Por eso ahora la vemos como un edificio esbelto y exento.
 

jcidon

Moderador
Miembro del equipo
La Iglesia de San Martín de Tours (Frómista) (Palencia), ejemplo "perfecto" de arquitectura románica, no fue más que el resultado de una durísima intervención, a principios del siglo XX.
 

nodryx

Bronce
Sobre el consabido antagonismo entre las tesis de John Ruskin y las de Viollet-le-Duc, lo único que se puede decir; en mi opinión; es que no se puede ser dogmático respecto a ninguna de las dos. Siento ser tan ecléctico, pero creo que es lo mejor
Estoy de acuerdo con gálibo, ambas teorías son interesantes y complementarias.

En la actualidad, se siguen en parte los principios de Viollet a la hora de "reconstruir" los elementos de un edificio que hayan desaparecido con el paso de los años. Eso sí, la intervención ha de estar profundamente documentada y es imprescindible discernir la nueva actuación de lo original (mediante materiales, colores, testigos físicos...).

Por otra parte, la tendencia predominante para el arquitecto "estrella" pseudorestaurador, consiste en crear un proyecto radicalmente diferente y "enchufarlo" a los restos conservados que sirven de "inspiración" para el nuevo edificio. Esto, en mi opinión, es absurdo e ineficaz, ya que se pierde completamente el concepto del original y se hace una mezcla en la mayoría de los casos casi aberrante (hay muchas excepciones, claro).

Para crear un edificio "lucimiento total" del arquitecto, está la obra nueva, que no limita en este sentido como lo hace una restauración.

En España se restaura mal y con pocos medios. No hay restauradores con formación específica porque las empresas no les quieren pagar un sueldo acorde con una titulación académica. Al final, el restaurador sigue siendo un constructor y mira la rentabilidad, le da lo mismo una catedral que un bloque de adosados.

No estamos en el XIX, pero casi...
 
A ver, si buscas por Internet te dirá exactamente las obras hechas por él. Pero una de las mas fáciles de encontrar información podría ser el campanile dela Plaza de San Marcos de Venecia. Se destruyó por motivos bélicos y posteriormente se reconstruyó... tal y como defendía la idea de Viollet-le-Duc...
Espero te sirva de ayuda.
Suerte.
 

tete55

VIP
Las almenas de la Torre de Comares de la Alhambra de Granada es un ejemplo de este tipo de restauración a lo Viollet-le-Duc.
 

Butxeta

Novel
Pero el tema sigue siendo interesante ;)
¿Que opináis de la Palacio de la Aljafería de Zaragoza? No conozco su historia previa, así que mis impresiones no están bien fundadas; pero estuve hace un mes, y la impresión que me llevé es que gran parte de la restauración fue más restitución a lo Viollet-le-Duc, que reparación de los daños del tiempo.
Si hay alguien de la zona que conozca el proceso agradecería una opinión más fundada.

:D:D
 

HAMLETIN

Esmeralda
Restauración de Menéndez Pidal: San Pedro de Nora, Las Regueras, Asturias.
Lo más curioso de esta restauración es que el arquitecto supuso que debería haber una torre, aunque no se encontró ningún resto, y la puso donde le pareció. A mí el resultado me gusta.
 

vitru

Diamante
Yo creo que hay obras que, por sus características, sí se merecen una restauración que las devuelva a su estado original y en cambio otras en las que es más apropiado una rehabilitación que distinga "lo viejo de lo nuevo".
 

Ruskin

VIP
Las diferencias fundamentales entre Ruskin y Viollet-le-Duc, son obvias, casi tan básicas como contrapuestas: el respeto máximo al edificio por un lado, o restaurarlo e incluso reconstruirlo no cómo fue sino incluso como debería haber sido, por el otro. Entre las más famosas obras de Viollet está la aguja del crucero de la Catedral de Notre Dame de París, inventada absolutamente por él, o la reconstrucción de Carcasona que el creyó visigoda cuando en realidad el origen del recinto era romano. Pero hoy día tanto una como otra restauración, ¿quien las discute? Simplemente están ahí, y así se quedarán. Sobre esas teorías se hicieron muchas restauraciones, además de las que habéis comentado.
Pongo por ejemplo las almenas de las murallas de Córdoba, que fueron invento de Rebollo, pero que ahora pertenecen al imaginario de la ciudad. ¿Son menos importantes que la magnífica catedral renacentista que construyeron los Hernán Ruiz en el interior de la Mezquita? Creo que la historia está llena de estos ejemplos, pequeños detalles, como flechas o merlones, o grandes catedrales.
En la actualidad, la mayor parte de restauraciones que conozco, pongamos una importantísima actuación que se está haciendo en Córdoba entre ellas, siempre tienen la misma trayectoria: se acometen con el más puro ideario de Ruskin y se termina cayendo en la inevitable tentación de Viollet-le-Duc, ¿por qué no?... ¡Ya puestos!. La restauración de patrimonio siempre incluye, y siempre ha incluido una parte de polémica. Para mí, lo más importante es que en la actualidad, por fin se toma en serio, por la mayor parte de arquitectos, que, hace apenas treinta o cuarenta años, consideraban que la restauración era poco más que una "chapuza".

Hoy día, los vientos soplan favorables a las teorías de John Ruskin, como ejemplo la actual Ley de Patrimonio de Andalucía, vigente desde 2007, y que sustituye en esta comunidad a la Ley de Patrimonio de 1985, que pasa a tener carácter supletorio, tiene una inspiración absolutamente ruskiniana, y es curioso, con esa ley no conoceríamos monumentos como la Alhambra, ¡qué cosas!

De la lámpara del recuerdo (Las siete lámparas de la arquitectura), extraigo una de las más conocidas reflexiones del primer ocupante de la Cátedra Slade de Bellas Artes de Oxford, con un pequeño subrayado:

"Velad con vigilancia sobre un viejo edificio; guardadle como mejor podáis y por todos los medios de todo motivo de descalabro. No os preocupéis de la fealdad del recurso de que os valgáis; más vale una muleta que la pérdida de un miembro. Y haced todo esto con ternura, con respeto y una vigilancia incesante y todavía más de una generación nacerá y desaparecerá a la sombra de sus muros. Su última hora sonará finalmente; pero que suene abierta y francamente y que ninguna intervención deshonrosa y falsa venga a privarla de los honores fúnebres del recuerdo".

Pero, claro... ¡yo qué voy a decir! ;)
 

Ruskin

VIP
Las bases fundamentales de nuestra Ley de Patrimonio son, grosso modo y de memoria, ojo:

1) No reconstruir salvo excepciones.
2) Si se hace, evidenciar la diferencia entre lo nuevo y lo antiguo.
3) Que toda actuación sea reversible.
 

Ruskin

VIP
Teléfonos móviles, astronautas y hasta ¡el escudo del Athletic! No, evidentemente no me refiero a ese tipo de propuestas ;):)

Hace no mucho, en un curso de restauración de patrimonio, una compañera que lo estaba haciendo conmigo, muy imbuida del espíritu ruskiniano de la Ley de Patrimonio de Andalucía, tras la exposición de un arquitecto sobre una cierta obra de restauración que el había dirigido, le preguntó:

"- Bien, pero ¿no se nota mucho la diferencia entre la nueva actuación y la obra original?"

A lo que el arquitecto respondió, casí ofendido:

"- ¡Espero que no!"

A eso me refiero.
 

LUIS_24

Esmeralda
Las diferencias fundamentales entre YO y Viollet-le-Duc, son obvias...
se acometen con el más puro ideario MÍO y se termina cayendo en la inevitable tentación de Viollet-le-Duc, ¿por qué no?...
Hoy día, los vientos soplan favorables a MIS teorías..., tiene una inspiración absolutamente MÍA
Perdona, pero hablar de sí mismo en tercera persona, solo se lo he visto a Julio César comentando la guerra de las Galias ;)

:D
 
Convendría también destacar uno de los conjuntos civiles bajomedievales, más importantes del Estado.
Lamentablemente, estas teorías de restaurar con la imaginación, ahora le hacen pagar (en parte) ese exceso de idealización que los arquitectos realizaron en su día.

Me refiero al conjunto de los Palacios Reales de Carlos III, en Olite (Navarra). Una mezcla ecléctica y dispar de castillo militar español, con palacio señorial francés. Los hermanos Yárnoz, realizaron una labor, en algunos casos fantasiosa, pero en otras meritoria, que permitió recuperar parte de estos magníficos edificios de la ruina.

Sin duda, pocos edificios de esta magnitud, aglutinan tanta dicotomía como el Palacio Real de Olite.

Saludos cordiales.
 
Arriba