Restauraciones a lo Viollet-le-Duc

Dos casos:
- El campanile de la Plaza de San Marcos de Venecia... :rolleyes:
- El teatro romano de Sagunto... :(
 

gálibo

Diamante
La tremenda complejidad de este asunto se demuestra en la fachada de la Catedral de Florencia, Santa María del Fiore, en la que tras numerosos avatares a lo largo de su historia con demoliciones incluidas, la fachada quedó al descubierto durante varios siglos hasta finales del siglo XIX, en la que se construyó la fachada neogótica que conocemos en la actualidad y que "interpreta" (¿?) el contexto bajomedieval y renacentista preexistente.

En general, una actitud más actual (no necesariamente mejor) pudiera ser evidenciar las prótesis y actuar en simbiosis y en sinergia entre ambas estructuras, la anterior y la nueva.
 
No estoy de acuerdo con lo de evidenciar las prótesis, aunque la Ley de Patrimonio así lo contemple. Creo que hay dos conceptos clave a interpretar y que a menudo se confunden, que son reconstrucción y restauración. El primero, sin duda, obedece a una interpretación del o los arquitectos que lleven a cabo tal cometido, en el que plasman aquello que han investigado, ven o quieren ver; dentro de ese criterio, se pueden recuperar aquellas partes del conjunto que se consideren más importantes, reconstruyendo aquello que interesa. El segundo y más complejo es una recuperación del conjunto, restaurándolo al estado en el que se encontraba previo a la destrucción, mutilación o deterioro.

Hoy en día, hablamos de "monumento en restauración" y eso es erróneo. He visto verdaderas barbaridades en las que se evidencian esas prótesis que se mencionan, pero de una forma tan evidente y patente, que llegan a enmascarar elementos originales y a dejarlos en segundo plano, cuando eso, es terriblemente contraproducente, porque lo nuevo, no puede imponerse a lo antiguo.

Está demostrado, siguiendo este hilo, que estas restauraciones fantasiosa tipo Viollet-le-Duc, no son buenas, pero mucho menos lo son intervenciones tan desafortunadas como la llevada a cabo en el Monasterio de San Pedro de Roda, en el que el empleo sistemático de prótesis, llegan a enmascarar partes esenciales y auténticas del monumento. Hilo aparte, merecen las terribles mutilaciones realizadas por el equipo que ha llevado a cabo tamaño despropósito, ya que se han eliminado elementos preexistentes de épocas posteriores a la de máximo apogeo, dejando otros que, a la vista, quedan "bonitos".

Podemos seguir hablando del tema. Es interesante.

Saludos.
 

Ruskin

VIP
Lo que dice la Ley de Patrimonio (entiendo que se refiere a de Andalucía, es decir a la Ley 14/2007) es que "Si se añadiesen materiales o partes indispensables, las adiciones deberán ser reconocibles y evitar las confusiones miméticas", no específicamente las "prótesis", obviamente.

En cualquier caso el debate es tan antiguo como desde que se ejecuta la actividad de la restauración de forma consciente. Viollet se inventó muchas cosas y cometió muchos errores, sin embargo hoy día las teorías de restauro tienen una inspiración que podríamos llamar "ruskiniana", y que es precisamente la que tiene precisamente la ley andaluza mencionada. Eso sí, todo tiene "otra cara", por ejemplo, con una ley como esa quizás no conoceríamos monumentos como la Alhambra de Granada tal como la vemos ahora, así como un gran número de catedrales españolas.
 

gálibo

Diamante
Tranquilos, el tiempo lo suelda todo :D

Hoy he visitado en Madrid el Museo ABC recientemente inaugurado.
El museo se ubica sobre una primera estructura inicial de fábrica de ladrillo visto de principios de siglo XX que fue la antigua fábrica de cerveza Mahou en la calle Amaniel obra del arquitecto Salaverry (1), sobre esta primera capa se observa la que fue probablemente la primera prótesis, correspondiente a un edificio de oficinas y viviendas algo trivial, de los años 70 u 80 (¿?) (2) y finalmente la actual intervención museística a cargo de Aranguren y Gallegos (3) que funde y unifica las tres estructuras respetando las fachadas iniciales a las calles Amaniel y Limon, y evidenciando a la vez la autonomía de cada una de ellas.
Dejando al margen cuestiones y pequeños detalles, la impresión general que he recibido ha sido satisfactoria, aunque queda la duda de si "únicamente" respetando unas fachadas se "conserva" un edificio (¿?).

Por ejemplo, en el caso de la ampliación del Prado y la conservación del Claustro de los Jerónimos nos pone en el interrogante porque da la impresión de que el "pastiche" es el antiguo claustro y no la ampliación actual (que evidentemente no es un pastiche) teniendo en cuenta que un claustro no solo es la pantalla que define el vacío exterior sino también un espacio deambulatorio perimetral que tiene su espesor.
En fin, el tema sigue siendo complejísimo y es difícil establecer dogmas :confused:
 

gálibo

Diamante
No puedo hablar de leyes que no he leído porque en general no estoy muy ducho ni en leyes ni en normativas, pero me doy cuenta de la dificultad que encierra la redacción de textos legales sobre este asunto, precisamente por la complejidad en la que insisto, es como si hubiera una ley que obligara a recetar aspirinas y proscribiese el paracetamol (¿?) :confused:

Respecto al Claustro de los Jerónimos, ignoro cuál era el estado anterior, pero si se pretende conservar un claustro creo que habría que considerar el asunto este del espesor en este tipo de elementos, y si por ejemplo el límite interior hubiese desaparecido quizá fuese válido reconstruirlo, y entonces cabrían dos posturas (o más): una historicista consistente en reconstruirlo fielmente a partir de un proceso de investigación, (o bien a partir de un proceso de "interpretación verosímil" como en la Catedral de Florencia), y una segunda "moderna" simplemente construyendo una pantalla interior desde una intervención actual, pero sin olvidar nunca el grosor y el espacio deambulatorio.

P. D. 1: La pantalla o límite interior en relación al macizo, topológicamente es exterior con referencia al vacío del claustro, y al revés ;)
P. D. 2: Creo que es conveniente poner muchas comillas porque el tema las merece.
 

Ruskin

VIP
La Ley de 2007 sustituye a la Ley de Patrimonio del 85 en el territorio andaluz, aplicándose esta con carácter supletorio.
 

jasonkid13

Esmeralda
Como soy un tío un poco raro, un día me entretuve leyéndome las cartas del Restauro :D Incluso en estas cartas, que en el fondo son la guía de toda legislación vigente, se puede apreciar una evolución conceptual.

Es complicado estar al 100% de acuerdo en las mismas, a poco que se tenga un pensamiento un poco crítico (también es jodido estar en desacuerdo con el 100%) .

Personalmente, la parte con la que menos de acuerdo estoy son con las indicaciones que se suelen hacer sobre las intervenciones sobre edificios destinados a equipamientos, etc. Siempre he pensado que una intervención potente a veces puede estar totalmente justificada si se consigue con ello un aprovechamiento a largo plazo del edificio. Al final, una ciudad de tamaño medio no puede mantener 15 palacios como "centros de interpretación".

Alguno en algún post preguntaba sobre el Palacio de la Aljafería de Zaragoza (el gran monumento desconocido de mi ciudad). A mí personalmente me parece todo lo contrario: un acierto en la restauración y su utilización (las zonas más nobles y turísticas se visitan fácilmente, además de emplearse para actos de cierta relevancia, a partir de allí la zona trasera que quedó destrozada -¡llegó a ser el cuartel de caballería!- se remozó por completo para ser la sede de las Cortes de Aragón).
 

Ruskin

VIP
No creo que seas un poco raro, yo también he leído todos esos documentos, empezando por la Carta de Atenas. Cuando era estudiante, tuve la suerte de visitar una obra de restauración, y ya el compañero (futuro compañero en aquel entonces) que me facilitó la visita me dijo que la restauración era un poco "discutida, como todas las restauraciones". Yo asumo que las obras de restauración tienen y quizás vayan a tener siempre, un componente un tanto polémico. En cualquier caso, los criterios generales, actualmente los marcan las leyes de patrimonio citadas.
 
Arriba