¿Tasación bajo sospecha?

#1
Buenas.
Mi pareja ha heredado, junto a sus hermanos, un par de pisos en un edificio muy, muy viejo, cuyas plantas baja y bajo-cubierta tienen otros propietarios (unos primos).
El asunto es que la cosa es tan enrevesada que, aprovechando que un constructor de la zona está interesado en comprar el edificio completo, piensan que puede ser buena idea vender. Ahora bien, ninguno tiene idea del precio que pueden pedir. Ante ese dilema, el constructor planteó que una empresa tasadora hiciera una tasación, y para que no hubiera sospechas, propuso una empresa reconocida y grande, de las que más (si no la que más) tasaciones hace por aquí, por Euskadi. Me preguntó mi opinión y le dije que adelante, pero... los hermanos no se fían. Dicen que a ver si el constructor está "compinchado" con la tasadora, y la tasa muy por debajo.
Como desconozco completamente el mundo de las tasadoras (más allá de la que pagué un día para mi hipoteca), ¿os parece que esta sospecha tiene alguna posibilidad de ser fundada? ¿Hay que sospechar?
¡Iluminadme!
 

atm

Maestro
#2
Así, en lenguaje llano, como para mi abuela, una cosa es una tasación y otra distinta una valoración. En la primera, sometida a la aplicación de una norma, intervienen ciertos aspectos económicos y contables y tras aplicar varias metodologías (entre ellas la valoración de mercado) se elige el valor más bajo. En el segundo caso obtenemos el valor más probable de mercado.

Cuando he actuado de perito judicial en temas de reparto de herencias. Su señoría ante las discrepancias de lo valores aportados por las tasaciones de las partes, siempre me ha pedido el valor de mercado.

Coletilla: "Siendo este valor de mercado el precio más probable al que podría venderse, mediante contrato privado entre un vendedor voluntario y un comprador independiente (sin vinculación con el vendedor) en una determinada fecha, bajo la hipótesis de que el bien se hubiera ofrecido públicamente en el mercado, que ninguno de las dos partes tiene un interés personal o profesional en la transacción ajeno a la propia compraventa, que las condiciones del mercado permitieran disponer del mismo de una manera ordenada y que se dispusiese de un plazo normal, habida cuenta de la naturaleza del inmueble, para negociar la venta, mediante la aplicación del método de valoración por comparación."
 
#3
Se soluciona fácilmente: se pide una valoración extra si quieren, para comprobar. Un problema similar tuvo mi familia con una herencia, en este caso el comprador era un heredero desconfiadillo que se solucionó con una valoración extra por su parte (curiosamente fue más baja que la imparcial). Creo que se hizo una media entre las dos, para no crear conflictos, y arreando.
 
#5
eso también contestó el que quería comprar la parte de la herencia de mi familia. Qué curioso, de nuevo :D En nuestro caso se resolvió ese pequeño escollo con un "me parece bien que no quieras gastarte ese dinero en una valoración extra, pero en ese caso deberás fiarte de la valoración existente". Terminó pagándola, porque la avaricia tiene estas cosas :rolleyes:
 
Arriba